El equipo de fermentación

Sería increíble que mágicamente tuviéramos todo lo necesario para hacer la cerveza bajo el rigor de nuestros estándares. Pero pocas veces el camino se nos presenta así de fácil, así que tenemos que empezar con lo mínimo indispensable.

Por ahora el equipo de fermentación son los clásicos garrafones de vidrio (que siempre resultan ser muy útiles para hacer lotes de prueba) y unos botes de plástico de 240 litros con algunas adaptaciones de entradas y salidas (que aun no he probado).

Las limitantes no son tantas, pero para mí es clave el control de temperatura, cosa que no tengo. Lo que sí tengo es un espacio que su temperatura oscila entre los 20°C y los 26°C en primavera y verano y entre los 14°C y los 21°C en otoño e invierno. Estos rangos de temperatura siguen estando dentro de los parámetros donde las levaduras son felices; cuando se esta haciendo cerveza la temperatura sube entre 4°C y 6°C durante unas 3 horas, yo creo y espero que no será nada grave, es cuestión de programar no hacer cerveza cuando esté en alguna parte critica la fermentación.

También, romanceando un poco, esta limitante de control genera una variable relativamente aleatoria que nos define un “terruño” para nuestro producto… o se puede ver también como inconsistencia… seamos optimistas y llamemosle terruño hasta que sea solucionado.

Saludos

3 thoughts on “El equipo de fermentación

  1. Jajaja, sin duda ese el espiritu de los cerveceros (caseros y artesanales), el optimismo es lo unico que nos lleva de las primeras cervezas malas a perfeccionar las tecnicas. Es imposible hacerlo sin un poco de esfuerzo y un chorro de optimismo. Y asi mismo eso es lo mas atractivo del hobby, ya que cuando en retrospectiva se ven los errores, dan risa por ser tan simples de solucionar. aqui si aplica “El que percevera, alcanza”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *