Embotellando

10390367_BG2Para mí, embotellar es el último paso para que te puedas equivocar gravemente. La cerveza está expuesta a un poco de aire, lo cual puede significar una potencial contaminación y/u oxidación, ninguna de esas dos cosas nos haría muy felices. Así que la clave, como en todo el proceso de hacer cerveza, es lavar y sanitizar todo perfectamente bien: botellas, corcholatas, sifones, mangueras, llenador de botellas y cualquier cosa que vaya a estar en contacto con la cerveza. Si no estamos seguros de que algo esté bien limpio y sanitizado, hay que hacerlo una segunda vez. Lavar tiene que convertirse en su nuevo OCD.

Estas son las cosas que usamos para embotellar: jarabe (que más adelante les diré como se hace), auto sifón, tubo de vinil, llenador de botellas, colocador de corcholatas, corcholatas y botellas.

Para hacer el jarabe que genera la segunda fermentación en botella usamos 500ml de agua hirviendo y 105gr de azúcar (estas medidas son considerando que se tiene aproximadamente 18 litros de cerveza). Se disuelve bien el azúcar en el agua y de la olla hirviendo se pasa a un recipiente (que aguante el calor), se cierra y se deja enfriar. Generalmente esto se hace el día anterior a embotellar.

Si no tenemos un recipiente para trasegar la cerveza (separar la cerveza de los sedimentos de levadura) pues el jarabe se agrega con cuidado al fermentador y se deja reposar al menos una media hora (o para estar seguro una hora) para que el azúcar se homogenice con la cerveza. Lo mejor sería tener el recipiente para trasegar, otro garrafón ó una cubeta destinada para el embotellado (en esta fase del proceso podemos tomar una muestra para medir la gravedad final y probar cómo va el producto), en el se pone el jarabe, y se trasiega la cerveza. Al final ya tendremos una solución homogénea de azúcar y cerveza que está lista para pasar a botella.

Ya que tenemos nuestra cerveza homogeneizada con el azúcar, es hora de embotellar. Si trasegamos será muy fácil llenar las botellas porque no tenemos que estarnos cuidando de que se vaya levadura del fondo del fermentador a la botella, pero si no trasegamos, cuidado con la levadura del fondo. Lo que sigue creo es un tanto obvio, llenar las botellas y ponerles las corcholatas (sí, las corcholatas también se sanitizan).

Ahora que todo está embotellado solo queda limpiar el área de trabajo y esperar un par de semanas para hacer la primer prueba.

Saludos.

One thought on “Embotellando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *