Mead 02

Miel en su panal

El primer Mead fué un relativo desastre, del cual aprendí muchísimo. Esta segunda versión también tuvo mucho de decir “pues a ver que sale” pero con un poco más de conocimiento sobre el posible resultado, aquí las notas:

08/03/14

Tenía un garrafón con la mitad de cerveza, el cual se contaminó con algo (nada grave, porque sabía acidito como limón o yogourt, nada vinagroso). Luego decidí meterle algo de miel (15g diluidos con 100ml de agua a 12 litros de mosto, aprox) para carbonatarla y ver que cerveza resultaba, pero al final decidí no embotellar y abandoné el garrafón un mes para ver que pasaba.

16/04/14

Probé el garrafón abandonado. En la parte de arriba del líquido se formaron unos puntitos blancos (pocos, muy pequeños, unos 15, planos, no parecian pelusa y eran blancos), la densidad final fue de 1.005, se veia muy claro el líquido, color amarillo ocre. En nariz tenía una leve nota de oxidación, olia como una pale ale cualquiera, medio frutal, nota de caramelo leve y aromas de paja seca. En boca seguía con la nota ácida no desagradable, casi nada de lúpulo, un poco levadurosa pero fresca por la acidez.

19/04/14

No se que eran las cosas blancas que se le formaron, seguro un hongo o algo así, pero nada horrendo. Por lo que pude leer, si no se ve de colores verdes/azules o tiene “pelusa” o no son como bultos, no es nada grave. Aun así decidí hervir el mosto para matar cualquier cosa que fuera eso y para agregar la miel del experimento.

Materiales:

  • 12 litros de cerveza vieja
  • 10 litros de agua
  • 3 litros de miel
  • 3oz de lúpulo EK Golding
  • 10gr de levadura Fermol Blanc
  • 3gr de nutrientes de White Labs

Procedimiento:

  • Agregar el agua a la cerveza vieja.
  • Hervir la mezcla y cronometrar 30min.
  • Agregar la miel al minuto 30, 20 y 10.
  • Agregar el lúpulo al minuto 15.
  • Enfriar y oxigenar.
  • Agregar la levadura y nutrientes.

 Nota:

  • Al hervir la cerveza la espuma que se generó fue mucho mayor de la que yo esperaba. El liquido estaba en una olla de 120 litros y se formo espuma hasta casi desbordarse. Una buena forma de controlar esto es con un atomizador de agua, pero en este caso funcionó mucho mejor el conectarle un aspersor de agua a la manguera y darle pequeños “disparos” de agua.
  • Cuando la cerveza vieja empieza a hervir forma una gran cantidad de proteinas (que son las que iban a generar una buena cantidad de espuma si se hubiera carbonatado), yo la removí porque se veían horribles.
  • Al inicio de la ebulición se generan aromas horrendos como de huevo, cerillo y azufre, esto debido a la autolisis de la levadura, pero despúes de 20min empiezan los aromas de la miel a ser mucho más presentes. En los últimos 5min ya no queda rastro de los aromas horrendos del principio.
  • La O.G. de la mezcla fué de 1.050 y el volumen final fueron 19 litros.

Fermentación:

  • La fermantación arrancó normal, con muchos aromas a miel y algo de especias.
  • Se trasegó al día 4 y se dejo 7 días más para clarificar.
  • Se embotelló con 4gr por litro.

Resultado:

  • Terminó bastante seca, 1.000. Se sentían las notas de miel, pero estaban desbalanceadas con el alcohol. La carbonatación estaba champañosa y no se generaba mucha espuma.
  • A los 4 meses mi brevage cambió mucho. Mucho más balance, mucho más la nota dulce de miel, aunque también aparecieron ciertas notas de oxidación (nuez, almendra), que generaban un poco más de complejidad que a mi me gustó.
  • Resumen: necesito hacer más pruebas; el mead necesita un rato de maduración en botella, creo 6 meses es lo ideal mínimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *